En este momento estás viendo Vacaciones exitosas – Parte 3: Ejecutar lo planificado

Vacaciones exitosas – Parte 3: Ejecutar lo planificado

¿Cómo ejecutar lo planificado en un viaje?

Cuando se quiere viajar, se invierte mucho tiempo en la planificación previa para que todo salga perfecto. Sin embargo, una vez que llega el momento, queremos disfrutar de todo, pero se nos olvida que debemos pensar en la logística diaria.

Primero que todo, debemos recordar que viajar con niños es diferente a viajar solo con adultos. No es imposible, pero no es igual. Lo que hay que tomar en cuenta es que el proceso es más lento en varios aspectos.

El tiempo

Para ejecutar lo planificado se empieza por salir de la habitación de hotel o apartamento, pero esto requiere de más tiempo por varias razones. Primero alistar a los niños, bañarlos, darles de comer, empacar sus meriendas y juguetes que quieran llevar, confortarlos en caso de algún berrinche, etc. Para mi esposo y yo, se nos hace sumamente difícil lograr salir temprano y aun dejando la mayoría de cosas listas la noche anterior.

Supongo que sucede esto porque intentamos ser perfeccionistas y no dejar nada a la suerte. En nuestro viaje por España, nos llevamos el equivalente a 3 semanas de pañales en la maleta. Sabíamos que podíamos comprar pañales por allá, sin embargo, no conocíamos las marcas disponibles y nos daba ansiedad que irritaran a nuestra hija. Por esta razón no quisimos jugarnos el chance. También nos llevamos el equivalente a 3 semanas de fórmula, a pesar de que yo todavía daba pecho.

Como anécdota, no sabía que ese iba a ser el fin de nuestra trayectoria con la lactancia, porque cuando regresamos a casa Alanna me dijo: “mamá no más bubi”. (Inserte llanto desconsolado de mi parte).

Volviendo al tema, es importante tomarse el tiempo para conocer, pero también para descansar y que duerman. En nuestro caso, tuvimos la suerte que Alanna puede dormir bajo cualquier condición y esta no fue la excepción. Sabíamos que cuando ella se ponía a llorar, irritable e inquieta era porque estaba cansada. Pntonces preparábamos la fórmula, la acostábamos en el coche y tan pronto terminaba de tomarse la leche, se quedaba dormida y nosotros continuábamos nuestro camino.

Alanna siempre ha sido una niña muy fácil cuando viaja, se adapta a todo y se divierte. Esto nos permitió viajar bajo el modelo que acabo de mencionar, pero no todos los niños son iguales. Hay algunos que sí requieren de un lugar pacífico y silencio absoluto por lo que hay que considerar tiempo para regresar al hotel a descansar. En pocas palabras, hay tiempos para conocer y tiempos para descansar.

Los traslados en carro

Algo que me provocaba demasiada ansiedad y no logré encontrar información al respecto fue sobre cómo mantener a nuestra hija segura durante los traslados y poder ejecutar lo planificado en nuestro itinerario. En España en realidad tomábamos metro, buses y caminábamos a todo lado entonces no fue problemático. Sin embargo, cuando fuimos a México, todo lo íbamos a hacer en vehículos, ya sea en Uber o algún transporte privado, para lo cual necesitábamos un dispositivo de seguridad.

Personalmente yo no quería llevar la silla del carro porque aparte de ser muy grande, pesaba demasiado y una vez saliendo del Uber, había que cargarla al hombro. Lo bueno de redes sociales es que se puede encontrar información de valor de personas expertas en el tema y desde hace tiempo sigo a una experta en seguridad vehicular para niños. Ella, a parte de las sillas de carro recomendaba el dispositivo Ride Safer, el cual consiste en un chaleco que se puede guardar en un bolso y funciona junto con los cinturones de seguridad del carro.

Buscando en Amazon, el costo de los mismos era de casi $200 y no quería invertir en uno ya que no sabía cuánto uso le iba a dar y, además, va por tallas y como crecen tan rápido, no quería invertir para que luego no le quedara. Pero encontré una página en FaceBook que alquilan los Ride Safer a $8/día y los contacté. Me encantó el dispositivo. Sentí que mi hija iba segura y no me quitaba nada de espacio ya que lo guardábamos en el coche cuando no lo estaba usando. Recomendado al 100% y lo volvería a alquilar.

Seguridad

Lo mencioné en otro post, uno de mis grandes temores al viajar es que mis hijos se pierdan, entonces para mitigar esa ansiedad, compré 2 dispositivos. El primero es un arnés que se amarra a la espalda del niño y a la cintura del cuidador (lo cual es un éxito porque deja las manos libres, dándole un sentimiento de libertad al niño pero siempre de forma segura). El segundo es un Samsung Smart Tag para localizarla en caso de que se pierda.

Estoy segura de que hay muchas otras formas de proteger a nuestros hijos cuando se viaja, pero por lo menos para mí esto fue lo que me dio paz mental para ejecutar lo planificado. No soy experta en el tema así que menciono lo que nos funcionó a nosotros en nuestro núcleo familiar.

Maletines para ir a conocer

Dependiendo de nuestros planes del día, así empacamos un maletín para llevar con nosotros. Lo primero que me dije a mi misma fue que no quería andar cargando un gran bulto o bolso porque mi enfoque principal, era conocer con seguridad y no quería andar preocupada por carteristas o algo por el estilo mientras cargaba a mi hija.

Por esta razón compré lo que en Costa Rica se conoce como un canguro (Fanny pack en inglés) y ahí puse lo esencial, celular, una billetera pequeña y un labial (para no perder el glamour). Este siempre lo andaba hacia el frente y no me estorbaba al cargar a mi hija; aunque sí estoy consciente de que esto me hace ver más como turista, pero me permitía tener control de mis pertenecías en todo momento.

A parte de esto, empacamos la pañalera con pañales, crema, toallitas húmedas, ahulado, dos cambios de ropa, suéter y cobija. Adicionalmente empacamos snacks y bebidas que comprábamos en supermercados para bajar costos.

Por último y no menos importante, juguetes. En nuestro caso empacamos muy poco para el día a día. Para el avión si llevábamos un poco más, pero para andar explorando solamente llevábamos una muñeca que Alanna escogió, un fidget spinner que le encantaba y un ventilador que servía más para entretenerla que para ventilar.

En fin, hay mucho que hablar con respecto al día a día, pero estos tres puntos que mencioné siento que son los de mayor relevancia para salir a explorar y poder ejecutar lo planificado. Pero aparte de todo lo que menciono, ¡lo más importante es divertirse!

Espero que estos tips sean de ayuda. Por lo pronto yo me despido.

Si no has leido mis posts anteriores con más tips, te dejo el enlace a la Parte 1 y Parte 2 y te recomiendo que sigas mi FaceBook para notificaciones cuando hay un nuevo post.

Felices Viajes

Meli

Deja una respuesta