En este momento estás viendo Viajar: Soy mamá y me gusta

Viajar: Soy mamá y me gusta

Viajar… Eso es lo que a muchos nos gusta hacer, algunas personas tienen la posibilidad de viajar más que otros, pero la emoción que se siente ir a un lugar desconocido, o tal vez conocido, pero regresar al mismo es incomparable y más aún cuando se comparte con aquellas personas más cercanas a uno.

¿Quién soy?

Hola, me llamo Melissa y no soy agente de viajes ni nada por el estilo. Soy mujer, hermana, hija, esposa y profesional. Tengo un trabajo normal, de oficina, con horario de lunes a viernes y estoy estudiando para mantenerme como dicen: actualizada. Tengo muchos hobbies, pero poco tiempo para ejecutarlos o tal vez no se trata de poco tiempo sino mala ejecución del tiempo, quién sabe.

Pero una de las partes más importantes de mi descripción como persona es que soy mamá. ¡Tengo una hermosa niña de 2 años! ¿A dónde se fue el tiempo? Según yo, tenía una bebé y de un pronto a otro, ya no tengo bebé, tengo una toddler.

Pero este blog no es para ponerme filosófica, pensar que el tiempo pasa muy rápido y que debemos de aprovechar los momentos al máximo, porque no van a regresar, aunque sea cierto. Mi intención es que este blog sea una guía para aquellas personas que tienen hijos, que quieren viajar con ellos, pero no tienen la mínima idea de cómo planear esa logística.

Ahora, quiero aclarar y reiterar, no soy agente de viajes. Sencillamente soy una mamá que ha pasado por el proceso de pasear, dentro y fuera del país con su familia y sobrevivió para contarlo.

Básicamente me di cuenta que, aunque el mundo gira alrededor de la reproducción humana, no todo para viajar está diseñado con la idea de facilitarle la vida a las personas que tienen a sus pequeños. Pero debo aclarar algo, me refiero a viajar no solo como el acto de montarse en un avión y salir a explorar otro país, sino también de explorar zonas cerca o lejos de nuestro hogar en nuestro mismo país.

Respuestas a mis preguntas al viajar

Con esto en mente, cuando mi esposo y yo estábamos planeando los primeros viajes nacionales e internacionales con nuestra hija, surgieron todas estas preguntas que no sabíamos cómo responder. Tómese en cuenta de que nosotros hemos tenido la oportunidad de viajar por trabajo y por placer antes de tener a nuestra hija, por lo que nos consideramos conocedores del tema y sabemos cómo afrontar ciertos retos en planificación y demás.

Sin embargo, pasear con niños, tiene un agregado de logística que nadie se imagina hasta que le toca hacerlo. Desde qué va a comer en el día a día, hasta cómo la mantengo segura, pero al mismo tiempo tener la calma para disfrutar del momento.

Por esta razón, quiero contar nuestra experiencia, con la fe de que ayude a alguna persona a responder esas dudas que surgen cuando uno decide salir de la casa y explorar el mundo con sus pequeñines, un lugar a la vez.

Ahora, es cierto que es más fácil viajar cuando la totalidad de los adultos superan la cantidad de niños, en nuestro caso, mi esposo y yo con una niña. Pero esto no significa que es una condicionante para explorar cuando son menos adultos que niños. Solamente es un poco más retador. Sé que a muchas personas les interesa explorar con sus hijos, pero son madres/padres solter@s y piensan que es imposible. Les aseguro, no lo es, sí se puede hacer, la clave está en la planificación adecuada para mitigar sorpresas no gratas.

Experiencias personales

Es importante acotar que lo que menciono o mencionaré en este blog son las experiencias personales de mi esposo, mi hija y mías. Lo que a nosotros nos funciona no necesariamente les funcione a otros, sencillamente es la forma en como nosotros decidimos resolver el momento o la situación y lo que aprendimos de ello. Por esta razón es bueno que, cada persona que esté buscando soluciones a sus preguntas, investigue y yo con gusto le proporcionaré sugerencias de cosas que hemos vivido.

Por último, aquellos que piensen que esto de explorar con peques es muy difícil y deciden no hacerlo, yo les sugiero: atrévanse. Aunque la planificación puede ser en ocasiones abrumadora, cuando regrese a su casa y pase el tiempo, lo único que recordarán son los buenos momentos que tuvieron. Eso vale la pena muchísimo más que cualquier tema que le estresaba durante la planificación y en unos años contarán historias que les va a poner una sonrisa en la cara, y eso será súper valioso.

Por el momento, me despido dándoles un gran saludo y deseando que mis experiencias ayuden a brindar una solución a aquellas incógnitas que surgen cuando se decide viajar con hijos.

¡Felices viajes!
Meli

Deja una respuesta