En este momento estás viendo El primer viaje: ¿A dónde voy con mis hijos?

El primer viaje: ¿A dónde voy con mis hijos?

Una de las preguntas que me hice antes de empezar a explorar con mi hija fue: ¿a dónde vamos en su primer viaje? Como lo dije en mi artículo anterior, yo tenía mucho miedo de viajar con ella porque no sabía qué esperar.

Una de las cosas que más me preocupaba era saber cómo se iba a comportar. Pero bien sabemos los que tenemos, cuidamos o estamos rodeados de niños: eso es impredecible. Lo único que uno puede hacer como adulto responsable de un niño, es tratar de anticipar posibles escenarios y esperar lo mejor.

En mi caso, nosotros decidimos ir a la segura, queríamos ir a un lugar que no fuera muy lejos en su primer viaje, que tuviera acceso fácil y rápido a servicios de salud en caso de ser necesario, y que fuera lo más fácil posible.

Primera parte de nuestro primer viaje

Por esta razón nosotros decidimos ir a un lugar de playa cercano a la ciudad, pero este primer viaje lo dividimos en dos partes. Para iniciar fuimos a visitar la casa de playa de unos familiares, la cual estaba equipada con todas las comodidades que pudiéramos necesitar. Está demás contarles de nuevo la cantidad de cosas que llevamos. Para esto por favor lee la entrada anterior de mi blog.

Durante esta parte del paseo, estábamos rodeados de familia, por lo que nos liberó un poco a mi esposo y a mí y además de esto, nos hizo sentir más a gusto de que nuestra hija iba a estar bien.

El sitio donde yo vivo las temperaturas varían ente los 18°C y 26°C aproximadamente. En la playa las temperaturas eran más de 30°C, por lo que nuestra prioridad era que ella estuviera cómoda. Con el aire acondicionado tuve una relación de amor/odio. Amor porque hacía mucho calor y necesitaba que todos estuviéramos cómodos con la temperatura, pero odio porque a veces estaba tan frío que pasaba cobijando a mi hija para evitar que se resfriara.

Segunda parte de nuestro primer viaje

Esto cambió cuando nos fuimos a la segunda parte de nuestro paseo. Como ya teníamos bastante tiempo de estar en pandemia, mi esposo yo teníamos ganas de ir a algún otro lugar porque casi no salíamos de la casa, solo para compras necesarias.

Como paréntesis, debo acotar de que mi hija nació en el primer año de la pandemia. Fue concebida justo antes de que empezara y todo mi embarazo lo pasé con pánico de salir a la calle, por lo que la mayoría o prácticamente todos los quehaceres externos del hogar, como ir al supermercado, los hacía mi esposo.

Retomando, yo quería ir a un lugar fácil para nuestro primer viaje los 3 y es por eso que elegimos ir a un hotel todo incluido. Aunque a muchas personas no les gusta por el tema de que a veces la comida no es lo mejor, analizando costo/beneficio, decidimos que era lo más adecuado para nosotros.

Las razones por las cuales nos decidimos por este modelo de hotel fue porque nos ofrecían una suite familiar que tenía todos los implementos para niños, por ejemplo, un encierro para que ellos durmieran. En este caso, nosotros no hicimos uso del mismo porque ya llevábamos uno de antemano para la casa de nuestra familia. Pero también ofrecían una mini cocina con todos los utencilios que fuéramos a necesitar y además no teníamos que preocuparnos por la comida, ya todo estaba al alcance de la mano las 24 horas del día.

En la zona de piscinas, buscamos asientos que estuvieran bien lejos del tumulto de personas, que, por lo general, se encontraban cerca del bar. Nos instalamos en esa zona y llevamos el coche con paños, pañales, ropa y todo lo necesario para pasar un buen rato con nuestra hija.

Ahora, les comenté anteriormente que uno nunca sabe cómo van a reaccionar los niños y estoy feliz de reportar que mi hija se portó de maravilla. Ya se había adaptado a la temperatura caliente por lo que no estaba molesta, comía cuando tenía que comer y dormía cuando tenía que dormir.

El único momento en el que si me preocupó un poco fue una de las noches cuando fuimos al restaurante a cenar. Eran las 7pm, el ambiente estaba muy húmedo y bastante bochornoso. Mi hija no estaba cómoda y empezó a llorar sin consuelo. Tuvimos que irnos a la habitación sin comer y no lográbamos consolarla. Por esta razón me metí a la ducha con ella para refrescarla un poco. Esto bastó para que ella se contentara de nuevo y pudiéramos ir a cenar.

Recomendaciones para el futuro

Toda esta historia la cuento para decirles darles las siguientes recomendaciones:

  1. Planifiquen ir a un lugar donde se sientan cómodos para el primer viaje, que marque la lista de prioridades que ustedes tienen. Para nosotros fueron los 3 puntos mencionados arriba.
  2. Sepan que nunca van a saber cómo van a reaccionar sus hijos, puede ser que estén contentos en el viaje o puede ser que no se sientan bien fuera de su ambiente de rutina.
  3. Traten de anticipar las cosas que van a necesitar pero no sobre empaquen, lo digo por experiencia .
  4. Y el más importante de todos: ¡Disfruten todo lo que puedan! Viajar va a ser diferente con y sin niños, pero eso no significa que no se puede pasar bien. Solo hay que adaptarse a una forma diferente y un poco más lenta de explorar.

Un gran abrazo,
Meli

Esta entrada tiene un comentario

  1. Geovanny

    Muy interesante los consejos para padres primerizos, los cuales necesitan consejos saludables y útiles a desarrollar en su nueva experiencias con sus hijos.

Deja una respuesta